¿Por qué invertir en Colombia?

  Entre 2013 y 2014 Colombia recibió 32 millones de dólares en inversión. 

Entre 2013 y 2014 Colombia recibió 32 millones de dólares en inversión. 

Por Juan David López Vergara * @juandavidlo

Durante los últimos diez años Colombia ha mejorado de forma sustancial el clima de negocios para la inversión extranjera y los negocios internacionales. Hoy día, el país ofrece – en términos generales – un entorno predecible y transparente para los negocios y un marco regulatorio abierto para las inversiones extranjeras.

De hecho, la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico - OCDE – reconoció en el 2012 que el gobierno colombiano ha hecho grandes progresos para mejorar el ambiente de negocios del país en los últimos años. Dicho informe sugiere que el índice de restricción regulatorio para la inversión extranjera en Colombia es más favorable para los inversionistas extranjeros que el promedio de los países de la OCDE.

Los flujos de inversión en Colombia refleja el resultado de los esfuerzos del país en el aumento de su posición como un país interesante para las inversiones extranjeras directas: mientras que en 2002 y 2003 el país recibió 4,7 millones de dólares en inversiones, en 2013 y 2014 las cifras aumentaron a 32 millones. Igualmente se evidencia que la mayoría de inversionistas extranjeros, al establecerse, permanecen en el país, incrementando la inversión extranjera desde el 2011. Aunque los dos principales destinos de la Inversión Extranjera Directa – IED - son los sectores de hidrocarburos y minería (que representaron el 50% de la IED en 2013), se ha observado una diversificación en los últimos dos años, en particular en el sector de las telecomunicaciones y turismo.

Al respecto, se evidencian varias razones por la cual Colombia es un país atractivo para la inversión extranjera, como lo determinó la revista ‘Forbes’, la cual coloca al país dentro de los 7 nuevos destinos para invertir junto a India, Indonesia y Polonia.

Algunos factores son externos, como la desaceleración de la inversión extranjera mundial, particularmente en China, Rusia y Brasil, que hace años fueron llamados para atraer grandes capitales. Hoy en día, estos países tienen un menor crecimiento económico y las dificultades macroeconómicas (que afectan la percepción global) les dan a los inversionistas la oportunidad de buscar nuevos horizontes en pro de la inversión.

Sin embargo, una de las causas que más ha contribuido al aumento de inversión son las condiciones de seguridad en los últimos años, especialmente con las negociaciones de paz entre las FARC y el Gobierno, y los incentivos que el Gobierno Nacional ofrece a toda nueva empresa, tanto en el régimen aduanero (Zonas Francas, Depósitos Aduaneros y las Zonas Económicas Especiales de Exportación, entre otras) como tributario.

Igualmente, en Colombia la IED se beneficia de un marco legislativo atractivo. El país ocupa el puesto 34 de 189 economías en el 'Doing Business' 2015 del Banco Mundial. En tan solo un año el país subió 19 puestos en el ranking, en particular gracias a importantes mejoras en el registro de la propiedad intelectual y el acceso al crédito.

Aunque el gobierno de Juan Manuel Santos ha hecho esfuerzos con el fin de promover la inversión en el país, todavía hay retos por delante. El país debe seguir trabajando no sólo para mejorar y mantener un buen clima de inversión en el país, sino también para maximizar los beneficios que la IED puede dar al país de una manera tal que puede promover el crecimiento económico y el desarrollo. Dos propuestas principales se han puesto sobre la mesa: El Plan Nacional de Desarrollo 2014 - 2018, una iniciativa que busca poner a producir el campo y lograr mayores índices de educación en el país  y el 'Plan para impulsar la productividad y el empleo’, que tiene la intención de crear más de 350.000 puestos de trabajo entre 2015 y 2018. El Gobierno Nacional y el país entero esperan que estas medidas sean medios para blindarse ante la deceleración económica a nivel mundial. 

Descargo de responsabilidad: Las ideas y opiniones expresadas en este artículo son las del autor y no reflejan necesariamente la política oficial o la posición de cualquier entidad o agencia del gobierno colombiano o cualquier otra agencia asociada a ella.