REGISTROS MARCARIOS EN COLOMBIA: ¿HAY COMO COMPETIR A NIVEL MUNDIAL?

19.505 marcas se han registrado en Colombia entre 2009 y 2013. 

Por: Juan Guillermo Vanegas

A lo largo de los años, varias ramas del derecho, esta carrera que a miles apasiona,  han conseguido posicionarse por la influencia que pueden ejercer en los mercados internacionales, generando competitividad, expansión de mercados y economías, y sobre todo generando oportunidades de aprendizaje y experiencia para los millares de abogados del mundo que ávidos de conocimiento, deciden cada vez más apartarse de la típica imagen del jurista encorbatado que esta frente a un juez o en su oficina pensando en difíciles argumentos de casos civiles, penales y de otras ramas que si bien revisten importancia, van quedando relegadas frente a las nuevas tendencias del derecho.

Y toda esta introducción para llegar a la rama que nos interesa y de la cual nos ocuparemos en este artículo: LA PROPIEDAD INDUSTRIAL.

En su capítulo de marcas, esta sub-rama  del derecho como bien decíamos, ha aportado a los países competitividad y les ha permitido a las empresas multinacionales o microempresas de diversas regiones del mundo, proteger su activo más importante y valioso: sus marcas, su imagen y aquello que les representara frente a empresas globalmente reconocidas. Y a nivel nacional, Colombia no se ha quedado atrás, suscribiendo diversos acuerdos internacionales en la materia, para garantizarle a las empresas, estímulos económicos por su aporte al sistema marcario, posicionando marcas nacionales tan reconocidas como JUAN VALDÉZ o ECOPETROL, por tan solo nombrar unas.

No obstante, falta mucho camino que recorrer para poder ser competitivos frente a grandes potencias del mundo que viendo el arduo trabajo realizado por la Superintendencia de Industria y Comercio, han venido con los años, acercándose a Colombia para invertir y compartir experiencias de éxito en el campo de la Propiedad Intelectual.

Según fuentes de la OMPI (Organización Mundial de la Propiedad Intelectual), Colombia ha tenido un promedio de registro de marcas de 19.505 registros desde 2009 hasta la última contabilización realizada en 2013. Según las estadísticas de la mencionada entidad que tiene en cuenta los registros realizados por residentes colombianos, personas o empresas no residentes y empresas desde el exterior, se realizaron en el 2013 (las estadísticas de 2014 aún no han sido develadas) 10.039 registros, 9.032 registros y 2.735 registros respectivamente, lo cual no es un número despreciable, y coloca a Colombia como potencia regional, superando a países como Uruguay, Paraguay, Ecuador, Perú entre otros, y siendo superado a nivel latinoamericano únicamente por Chile, Argentina y Brasil, lo cual es resaltable si se tiene en cuenta el gran mercado que representa Brasil a nivel mundial, y que Chile y Argentina, países con grandes marcas multinacionales han empezado a invertir en filiales de empresas radicadas allí, para que operen en Colombia, debiendo realizar dichos registros ante la Superintendencia, lo cual incrementa el índice y la estadística positiva para Colombia.

registromarcario.jpg

No obstante, esta el otro lado de la moneda, que pone a Colombia en un panorama que requiere una revisión urgente, ya que a nivel mundial, no solo Colombia (para darle el beneficio de la duda), sino las diferentes legislaciones latinoamericanas, se han quedado relegadas frente al trabajo marcario de potencias mundiales como Alemania, Estados Unidos y Japón, por solo nombrar a alguno de los tantos países que son reconocidos en la OMPI como constantes productores de ideas, procesos de mejoras industriales, invenciones y demás.

El panorama se vislumbra tan desolador al realizar la comparación, como positivo y esperanzador si se tiene en cuenta la gran cantidad de juristas altamente preparados que están ingresando a los bufetes colombianos, prestos a aportar su intelecto y su aprendizaje, pues muchos de ellos se preparan en universidades tan renombradas como los Andes, la Sabana o la Javeriana entre otras, llegando a universidades de renombre de Europa o Estados Unidos, lo cual convierte la baraja de abogados en Propiedad Intelectual en un mercado muy vistoso para las empresas que buscan a los mejores profesionales para que defiendan sus marcas y sus intereses legales sobre las mismas, de vulneraciones de terceros.

No por nada, la “pequeña” marca colombiana Arturo Calle, meses atrás, obtuvo la victoria en un litigio marcario frente a la poderosa y renombrada “Levi´s”, lo que demuestra que pese al poco estímulo de las empresas en proteger sus activos, se hace necesario crear precedente y apoyar el trabajo legal en el área, puesto que al permitírsele a las empresas ser asesoradas debidamente frente a lo que pueden generar ganancialmente con tan solo proteger sus intangibles, haciéndoles saber el valor que representan, pueden mejorarse las decisiones que cada empresa puede tomar, generando estrategias que empiecen de a poco a mover el mercado marcario colombiano, altamente predominado ha de decirse, por compañías productoras de alimentos y farmacéuticos, sin dejar de lado que grandes potencias colombianas calificadas como multinacionales, han empezado a coger fuerza a nivel mundial, posicionando a Colombia como un país en espera de inversión por la fuerza que diariamente van agarrando sus marcas más representativas.

El camino aun es largo, pero hay con que meterse a las “Grandes ligas marcarias”.